12 de febrero de 2017

Para que no me jodan en el futuro

Este artículo fue redactado en una prueba de redacción para una página web de diseño de interiores y arquitectura. Por si no me contratan pero igual me quieren joder, publico esto aquí, con su respectiva licencia Creative Commons que está colocada en mi blog. Una licencia gratuita que puedes colocar en todas tus creaciones para evitar que la gente te plagie. Aunque siempre es recomendable comprar los derechos, no sé hacer eso y realmente no tengo plata, pero si me quieren robar mi vaina, spamearé tanto de distintas computadoras y cuentas que mínimo quitarían el artículo de su página.

El texto es de mi autoría, las fuentes de las cuales saqué información fueron la página de wikipedia y ésta. Las imágenes son de páginas variadas, y las encontré con el motor de búsqueda de google.

Y así aprenden algo también. Sin más nada que decir, chao.



Casas Japonesas

Alibel Rodríguez
Cuando pensamos en ‘casa japonesa’ nos pueden llegar a la cabeza dos conceptos: un apartamento minimalista y moderno, o una casa de madera de espacios amplios y jardines privados. Pero ambas viviendas son funcionales, y comparten el orden, perfección y pulcritud que tanto caracteriza a los japoneses en todo lo que realizan. Veremos los dos aspectos que caracterizan un hogar japonés; los espacios que lo componen, y el estilo.
Espacios
Para poder entender un hogar en Japón debemos tener presente que no funcionan  como los hogares occidentales. Estamos acostumbrados a tener espacios designados como la sala, comedor y habitaciones, lugares que siempre tienen el mismo uso y actividades. Eso no ocurre siempre en las casas niponas; sólo la entrada, cocina y baños son inamovibles, pero cualquier lugar puede ser una sala de estar, un dormitorio o un comedor.
Aunque los espacios pueden variar, evidentemente hay lugares que comparten todas las casas japonesas. Antes del recibidor, el primer pequeño espacio que nos recibe es llamado Genkan. Es un escalón bajo del mismo nivel del exterior donde se dejan los zapatos, para luego posteriormente calzarse con zapatillas hogareñas o simplemente andar descalzos en el resto de la casa. En Japón es una práctica muy común el considerar la casa un espacio sagrado y pulcro, y ensuciarlo con los zapatos es una grave descortesía. El Genkan suele tener en su adyacencia un clóset o estante pequeño para los zapatos de toda la familia.
Genkan de gran tamaño. Se considera el área más sucia de la casa y los habitantes tienden a no pisarlo descalzos o en medias, sólo con sus zapatos cuando van a salir.

Las casas suelen tienen un espacio designado como i-má (
居間) que es equivalente a una sala de estar o de usos múltiples. En una casa grande ésta varía en tamaño dada la ocasión mediante paneles corredizos de madera para poder satisfacer la actividad que se decida realizar en ella, una simple comida en familia o una reunión de varias personas.

Sala de estar con paneles divisorios corredizos.

En un apartamento pequeño, suele ser el único espacio amplio y se utiliza para distintos usos dependiendo del momento del día; en las mañanas y tardes tiene mesa y sillas para sentarse a comer y recibir invitados, y en la noche puede funcionar como habitación. En los espacios muy reducidos, se mezcla la sala de estar con el comedor e incluso con la habitación, pero esto suele ocurrir en apartamentos de estudiantes o solteros.
Apartamento con un solo espacio central.


También podemos encontrar en varios hogares un altar dedicado a los familiares fallecidos, pueden ser un mueble de gran tamaño con inciensos, amuletos de la suerte e incluso un pequeño nivel para ofrecer alimentos o bebidas. Aunque también pueden ser más sencillos y modernos, como una fotografía del fallecido en una pequeña mesa con inciensos.

Altares tradicionales para honrar a los fallecidos; familiares y amigos muy cercanos. Uno con su propio mueble y otro simple.

El área del baño tiene el inodoro, lavamanos y tina separados en diferentes ambientes. El Ofuro, o tina, suele ser un espacio amplio con vestidor, área con una ducha para asearse y una tina donde el habitante de la casa toma un baño largo. El aseo para un japonés es una actividad que lleva su tiempo, y a veces puede darse como una actividad en conjunto con otros habitantes del hogar. En un apartamento suele ser un baño como los occidentales; con las tres piezas de sanitario en un mismo espacio.
estilo
Los japoneses se caracterizan por su practicidad. No suelen tener decoraciones extravagantes o adornos de gran tamaño. Tienen justo lo que necesitan, en el lugar donde se almacena o utiliza más seguido.  

Los espacios se separan mediante paneles corredizos y removibles de madera y papel, proveen al espacio de una flexibilidad absoluta en cuanto a tamaño. Además de no estar restringidos como una puerta tradicional en cuanto a la abertura del arco, cosa que agradecen los habitantes de espacios pequeños. Son livianos y permiten el paso de luz natural hacia las habitaciones, aunque si son internos pueden ser paneles completos con ilustraciones, funcionando también como decoración al espacio que se crea dentro.
Panel corredizo tradicional, también llamado Shoji. Puede tener gran variedad de estilos y decorados, incluso sustituyendo el papel por vidrio para las áreas que dan al exterior.

                El mobiliario japonés, al soler cambiarse dependiendo del momento del día, es compacto y fácil de almacenar. Las mesas tienen patas cortas y se utilizan cojines como sillas. Hay tendencias semi-occidentales donde podemos ver sillas con respaldar, pero sin patas para poder sentarse de la manera tradicional japonesa.


Todas las imágenes que hemos visto nos dan una clara imagen de un hogar japonés. Ellos no tienen tiempo para adornos temporales, son austeros y estrictos en su minimalismo, detalle que no pasa desapercibido para un occidental acostumbrado a decorar su vivienda de maneras muy variadas; maneras que incluso cambian dependiendo del momento del año. La madera predomina en la estructura y muebles, al igual que el color blanco en los paneles y paredes, para ayudar a que los espacios se sientan más amplios. Independientemente de si es una casa tradicional o un apartamento, siempre tendremos la flexibilidad de hacer la actividad que querramos, sin dejar de lado la belleza minimalista que nos brinda el estilo japonés mediante sus materiales nobles y la pulcritud con la que tratan sus habitaciones. 

27 de abril de 2016

Comparto mi wattpad con ustedes

Aquí nunca he querido subir mis proyectos personales de escritura. Sería innecesario y/o incómodo. Si desean leer uno que está en proceso, y dos pequeños terminados, pueden visitarlos en este link. Los demás no estarán disponibles para el público porque no he terminado ni desarrollado seriamente ninguno no están listos.

https://www.wattpad.com/user/addictedtopunk

Entré a dos grupos de wattpad en facebook para promocionarme. Fue la peor idea que he tenido en mucho tiempo. Está lleno de adolescentes de entre 13 y 18 años que hacen fanfics de One Direction, leen novelas juveniles cliché de amor (donde, qué casualidad, el interés amoroso de la chica siempre es musculoso y hermoso), o escriben cosas aún peores. Y son brutos, todos son brutos y de mente cerrada, y creen que todo lo que piensan y dicen es válido, correcto, increíble, original y muy bueno.

Como cualquier adolescente, pues.

Bueno, sin mucho más que decir... :v

29 de octubre de 2015

(¿Tengo?) Una vida qué vivir

No escribo en este blog desde enero. Así que se imaginarán la cantidad de quejas y comentarios de la índole que suelo soltar en el blog bombardeada a todos mis amigos. Pobres. Lo siento.

Este escrito viene inspirado especialmente en el hecho de que las 3 veces que he hecho colas, sola, para cosas que expresamente necesito, se me ha acabado el producto por el cual hago la cola y me voy de la misma. Impotente, dolida, humillada, deprimida y bien, bien arrecha.

Hay muchos que dirán "Los venezolanos se merecen este país". Pues yo no lo creo así.

¿Quien votó por esto? Sí. Se lo merece, por confiar en una sonrisita y votar por un muerto. Yo no. Mi mamá no, mis amigos no, mis profesores, mis futuros hijos tampoco.

Quienes votaron por 'amor' a un muerto tampoco sienten que se merecen esto.
Yo no me merezco hacer colas por comida y productos básicos, perdiendo horas de trabajo, horas de mi vida y mi dignidad. Yo no me merezco impunidad cuando he sufrido 8 asaltos. Yo no me merezco perder un semestre. Mis profesores no se merecen una miseria de salario. Mis amigos no se merecen un futuro borroso, encadenados a un ancla que se hunde cada vez más, un ancla llamada Venezuela.

"Ay si eres fatalista chica". ¿Te quedan esperanzas? Bien. A mí no.

Cuando Chávez ganó por última vez yo aún tenía esperanzas de hacer equivalencias en otro país. Tener la posibilidad de irme con varios amigos a pasar trabajo en otro sitio con la recompensa de tener un futuro mejor. ¿Por qué no lo hice? Porque había esperanza. Porque las cosas estaban mal, pero no habíamos llegado a nuestro punto de quiebre.

FATAL error el del venezolano de no arrecharse a tiempo, de no exigir que se respeten y velen sus derechos. De tener flojera de todo, de agarrarse puentes, de comerse la luz, de hacerse el loco y no pagar por el transporte público, de vandalizar y ensuciar todos los sitios donde se está, de no hacerse responsables de sus actos.

En fin. No nos arrechamos. Ok. Mala nuestra. Pero vamos a graduarnos y tener trabajos y luego largarnos del país ¿Sí va? Fuego.

¿Por qué había sitios donde Chávez había tenido 60% de los votos, pero con Maduro eran 80% de los votos? Será que se multiplicó de verdad.
Cuando Maduro ganó fue el colmo. El CNE hizo lo que le dio la gana con los votos y Capriles no se puso las bolas. Porque le conviene, porque secretamente trabaja con el gobierno, porque no le importa el país tanto... no sé. Las razones en ese momento no me importaban. El candidato que tuvo mi voto fácilmente perdió mi respeto. ¿Cómo no vas a luchar por unas elecciones que ganaste? ¿Es que no te importa? ¿Es que de repente dejaste de denunciar y de hacer bulla porque te cerraron la boca con un manojo de dólares?

A partir de ese momento dejó de importarme saber cuántos muertos había cada fin de semana. ¿Para qué saber? Era grave, sigue siendo grave, por supuesto. Pero mientras no fuera un conocido ya no me importaba. ¿Por qué? Porque el sueldo de mis padres comenzó a rendir cada vez menos. Porque tenía una vida ocupada y más compleja de la cual ocuparme como para estar pendiente de los problemas de un país que nadie parecía querer rescatar.

Ahora que hay elecciones en diciembre y lo mejor sería que todos votaran por la mesa de la unidad (porque no hay más nada, la verdad, porque es la alternativa más inteligente, porque los líderes de esa unidad son otro tipo de líderes) y la asamblea nacional debería tener como mayoría a estos candidatos para obligar la aprobación de muchas medidas que arreglarían el país.

Pero yo sé que va a haber fraude. Yo sé que, aunque el oficialismo haya perdido un pocote de gente por la escasez, las colas, la inseguridad y la poca popularidad que tiene, van a 'ganar'. Y la MUD no va a hacer un coño. Y nadie va a hacer un coño. Y yo voy a graduarme en una universidad a punto de morir y voy a vaciarles los bolsillos a mis padres para poder huir del país porque aquí no tengo futuro.

Déjanos robar y arruinar el país todavía más. Si no, no amaste a Chávez y eres apátrida.

Antes tenía esperanza, quería seguir viviendo en mi país por un tiempo, crecer como profesional y tal vez vivir en otro sitio, pero siempre regresando a casa, siempre viniendo por navidad, en vacaciones, visitando a mis amigos, a mi familia y a los sitios que me gustan. Pero yo sé que si salgo del país, no volveré a pisarlo por voluntad propia, a menos de que pase algo radical. Pero yo sé que no pasará, porque a los venezolanos no les importa su patria.

No les importa que les digan imbéciles a la cara, con un discurso falso en medio de miseria, porque aplauden, porque el gobierno no les tiene miedo... Porque saben que no va a pasar nada. A menos que se metan con los malandros porque ésos tienen armas de guerra. Es el único motivo por el cual la delincuencia en este país no ha sido erradicada.


Por eso he tomado una decisión, si veo una oportunidad de largarme del país, lo haré. Me dolerá, extrañaré a mis amigos pero prefiero extrañar a mis amigos que no tener futuro.


Espero que todos tengan una buena semana, para lo que queda de ella, y no pierdan su tiempo en una cola de un producto que ya se acabó.