27 de agosto de 2010

Is the end of the world as we know it~

¿Qué pensaría, diría, haría o escribiría si sólo quedase un día para que todo acabe en un simple "poof"?

Hum, no sé cuál sería la reacción siquiera de las personas que más conozco, menos la reacción del mundo, pero tengo una vaga idea de cómo sería la mía.

Suponiendo que me entero de eso a las 7 de la mañana cuando me despierte. Que instintivamente o porque alguna cadena internacional televisiva lo diga, sepa que faltan 24 horas exactas para que se acabe el mundo(Estoy casi segura que si es lo último, éstos pedirían al mundo que se actúe con consciencia, que sería bueno respetar las últimas horas de otros, que son tan valiosas como las propias. Lo que crearía un violento e inútil debate sobre el valor de las horas restantes entre ciertos grupos sociales, raciales, religiosos... Por qué no deberían dejar a los reos salir de las cárceles para que disfruten también o porqué sí...)


Sólo sé que quisiera pasar mis últimas horas con las personas que más quiero... Lo malo es que, seguramente lo que pase sea que, si no te quedas con tu familia, sentirán una traición increíble, y es demasiado difícil reunirse todas las familias de todas las personas que se aprecian, tomadas de las manos o al menos en un mismo lugar, no, no es demasiado difícil; es imposible...
Sería doloroso, porque mi último deseo sería estar entre todas las personas que me hicieron tal como soy, todas las personas que tienen un gran trozo de mí en su interior, que les tengo más aprecio de lo que ellos creen.

Pero hablemos de cómo actuaría la gente... Imagino un parálisis general, nada de radio, televisión, periódicos, metro, autobuses, aviones, taxis, tal vez tampoco funcione el teléfono, mensajes de texto o internet (debe haber algo de mano de obra humana además de dígitos, ¿no?), así que sería mucho más difícil contactarse con la gente, habría que caminar, tener cuidado con los delincuentes que estarán más agitados que nunca, o tal vez algunos más arrepentidos...
Imagino las iglesias abarrotadas de gente, los comercios y centros comerciales sin empleados pero llenos de saboteadores para disfrutar sus últimas horas de felicidad con alguno que otro equipo electrónico.
Imagino miles de disparos cruzando el aire, más asesinatos y violaciones que nunca en pocas horas. Hospitales sin servicio, lugares invadidos... sexo por todos lados, incluso en lugares públicos... Gente corriendo en las calles, suicidios, suicidios colectivos, decenas de altoparlantes en las calles predicando o diciendo estupideces, declaraciones de amor, declaraciones de odio, confesiones inesperadas, gente desaparecida para pasar las últimas horas con la persona que aman, música a alto volumen por todos lados, la policía no funcionaría, ningún servicio estaría disponible, todos actuaríamos increíblemente egoístas, sin desperdiciar ni un solo segundo... Gente armada por todos lados para cuidar sus vidas, o para acabar con cualquiera que vea por la calle. Autos abandonados en medio de las vías gracias al tráfico, autopistas vacías, accidentes de tráfico por la impaciencia, nadie para ayudar...
Aunque, algo me hizo imaginar que todos respetan el tiempo de otros, que nadie violaría o molestaría al vecino, sólo intentasen ocupar esas 24 horas en ser felices y dejar que los demás lo fueran.

Pero descarto rápidamente esa idea. Muchas personas son felices con el dolor de otro, ¿verdad? Los violadores demuestran que pueden hacer algo, o liberan rabia o frustración a través del acto, ¿verdad? Los psicópatas sienten placer al hacer daño, ¿verdad? Los asesinos en serie llaman la atención, se divierten o se distraen asesinando, (sé que deben haber más razones, que no conozco...) ¿verdad? Los narcisistas, ególatras y echones sienten placer al ser admirados y sentirse superiores aunque no tengan nada, ¿verdad? Otra categoría se alegraría al ver caos, dolor, olor a sangre y pólvora a su alrededor ¿verdad?

Es casi como soñar que el anarkismo pueda algún día hacerse realidad.

No vivo los días como si fuera el último... ¿cómo? ¿cómo poder salir todos los días con la gente que aprecio? ¿cómo reír todos los días cuando tengo que enfrentarme a tantas estupideces de la vida diaria? ¿cómo hay gente que puede llegar a ignorarlas y agradecer que tiene un día más de vida? Curiosamente no conozco a nadie que pueda ignorar siempre todas y cada una de esas pequeñas pero molestas cosas que zumban a nuestro alrededor, o es muy tonta, o es demasiado optimista, y la gente demasiado optimista siempre recibe puñaladas en la espalda.

¿Cómo sería mi último día soñado? Bueno, es tan irreal que no vale la pena describirlo, pero incluye a todas y cada una de las personas que conozco. Algunas en esa ilusión sufrirían de una manera divertida y otras disfrutarían de los más grandes placeres que da la vida.

¿Que el mundo de veras se acaba mañana? ¿Qué coño haces en el blog? ¡Ve a romper cráneos es lo que es, no joda! ¡Róbate un bate de metal y rompe testículos con él!

____

La mayoría del crédito se debe a Kaesaru, quien me inspiró con su texto Countdown to Extinction. La verdad, no tenía idea de qué escribir para la siguiente entrada, hasta que estaba revisando mis mensajes en Deviant, y este caballero había dejado ese texto en el grupo LatinAmerican Deviant.

Ahora, le agradezco públicamente por su trabajo y por su permiso de tomar la idea.

¡Que te vayas a romper cabezas, no joda! >:3
Publicar un comentario