3 de noviembre de 2012

Expectativas vs. Realidad : Universidad

Al fin te gradúas de bachillerato. Adiós a usar uniforme, a citaciones de representante, a no poder ir al baño si tu profesor era un resentido que sufrió acoso escolar, a estar protegido por la LOPNA, a salir a las 12pm (o en mi caso, a las 4 pm) todos los días de esa horrible cárcel que conocíamos como colegio... Al fin, eres libre. O eso es lo que tú crees.

Pobres de nosotros luciendo
como ñoños por esto.
Si te criaste en un entorno familiar que motivaba siempre a estudiar en la universidad, muy seguramente fuiste inteligente y presentaste pruebas de admisión en varias universidades (aunque no te gustara la idea y tenías planes de ser músico o qué se yo).

Si normalmente te veías escaso de dinero que siempre decías necesitar (ya sea para gastarlo en comprar licor y cigarros, regalos para tus novias, cine con los amigos, drogas, etcétera) entonces muy seguramente buscaras trabajo a la primera.




Crees que la universidad y la adultez en general, es así.
Hasta que estás en ella.
Pero hablemos únicamente de quienes optan por entrar a la universidad. Ignoremos el hecho de que entraste o no al primer intento, o si es una universidad privada, o entraste únicamente por el promedio. El hecho es que estás en la carrera que escogiste ¿que te gusta o no? Eso lo averiguarás en el camino.

Los primeros días que vas a la universidad, si no habías ido nunca, si eres nuevo en la ciudad o no la conoces del todo bien, la vas a pasar mal. En TODAS las universidades hay mamones que dan las direcciones mal. Incluso los vigilantes lo hacen a veces, viendo sufrir a los pobres jóvenes inocentes pasar por el primer día de su vida donde entenderán que el mundo de los adultos es más chimbo de lo que parece en le televisión.

Bien, hiciste colas kilométricas y pasaste ronchas, pero lograste hacer tus trámites, tienes tu carnet universitario, estás oficialmente inscrito y te dan fecha de tu primer día de clase.

Piensas que deberías informarte un poquito del tema que se supone será de lo único que vivirás el resto de tu vidas si logras terminar la carrera que aún ni comienza, pero no hay que mentirte a tí mismos: no vas a hacer una mierda hasta el primer día de clase.
Efectivamente, llega el primer día de clase y tu cabeza parece una nuez vacía, pero eso aún no lo sabes, porque estás muy ocupadocolocándole los últimos detalles al estilo de vestir que tanto tiempo estuvo atado al colegio y que no podías lucir en su máxima expresión.

Esto se traduce en:
El 70% de los estudiantes lo usan en
su primer día de clases.
-Los metaleros van vestidos lo más darks que puedan, y no se cortan el pelo desde el último día de bachillerato.
-Los punks y rockeritos se camisas negras con logos de bandas o con diseños medio oscuros, y muchas chapas y parches del estilo.
-Los hipsters se llevan la ropa más cara, los bolsos más raros y extravagantes y por supuesto, lentes de pasta. (Llegué a ver un bolso de forma de cono de helado, qué verga más fea)
-Los raperos van con gorra, chaqueta y zapatos grandes. Siempre.
Los que tienen piercing, lo van a tener puesto el primer día, siempre.
Y en general los que no se preocupan demasiado por su apariencia, parecen menos inmaduros.

Entras en tu salón, medio nervioso, medio ansioso. Todos tienen cara de susto. Unos buscan romper el hielo con los demás con mitos de la universidad (manera más efectiva de comenzar una conversación entre nuevos: el mito del estacionamiento/baño donde violan/roban/te echan burundanga). Hay grupos que se comienzan a formar con lentitud, pero llega el profesor.

Da el plan de evaluación, una corta bienvenida, una presentación donde todos se sienten estúpidos diciendo su nombre, de dónde vienen y qué edad tienen en voz bien alta (porque el profesor nunca escucha bien), e inmediatamente el docente toma su tiza y comienza a dar contenido.

Nadie interviene, y cada pregunta que él hace, o nadie la responde, o sólo uno se atreve a responder. Y si la respuesta es incorrecta: primer sermón de que ya son mayorcitos, que nadie va a guiarles de la mano en la universidad, blablabla.

Ahí te das cuenta que toda la matemática / literatura / química / etcétera que viste en el colegio, SÍ servía para algo: para entender lo que te están presentando en la pizarra tu primer día de clases, donde no recuerdas ni cómo resolver fracciones.

Hay muchos pendejitos que aprenden a las malas que no tiene relevancia tu promedio en el colegio, ni de qué colegio vienes. A ningún profesor le importa si fuiste el primero de la promoción, más bien, le vale tanto a mierda que si le vienes con esa excusa por salir mal en el primer examen se va a reír de tí, en serio.
Los que vienen de colegios con fama de ser malos, o que simplemente son públicos, muchos estudiantes que vienen de mejores colegios los miran con lástima, desde arriba, como pensando "si yo estudié en mi colegio lo tengo ganado, este pelabolas le va a costar mucho más que a mí".

Jé, no. Simplemente le va bien a quien se faja a estudiar, quien no se pone a perder mucho el tiempo ni va agrandado, pensando que el hecho de ir todos los días a ver clase en un lugar donde no usa uniforme, se está comiendo el mundo.
De hecho, las únicas personas que conozco en mi facultad que nunca han raspado ni repetido nada, son los que vinieron de liceos públicos o de colegios que simplemente no tienen renombre en ningún lado.

Si quieres ser como esas personas que se gradúan sin perder un semestre/año, te tienes que fajar.
Tienes que estudiar todos los días sin excepción alguna, aunque no tengas exámenes esa semana, no puedes dejar de practicar ni de estudiar ni de hacer trabajos que son para dentro de varias semanas.

Una cosa importante de cuando entras a la universidad, dejas de ver a tus amigos tanto como antes. Ellos también estudian, o trabajan, no están haciendo lo mismo que tú ni tienen tu horario. Va a llegar un momento donde aprenderán a organizarse para poder verse, pero los primeros meses, no.

"Soy diferente y única por tener piercings y tatuajes.
Me drogo, fumo y tomo, soy liberal.
Critico a las modas, pero pertenezco a una"
En la universidad se conoce a todo tipo de personas. En serio, a TODO tipo de personas.

Gente buena, gente mala, humildes y echones. Drogadictos filósofos, reggaetoneros matemáticos, sifrinas insoportables que por doloroso que sea debes admitir que saben más que tú, gente con mucha plata que no sabe ni agarrar carrito por puesto, chamas que se acuestan con cualquiera, chamos que necesitan clases de convivencia humana, gente que tiene tus mismos gustos, gente muy antipática... Literalmente hay de todo.

Profesores tercos y locos que de pana necesitan terapia, profesores que adoran enseñar y aunque no sean muy buenos en lo que hacen sus ganas de hacer algo bueno por alguien más que ellos mismos te inspira, profesores sádicos que miran demasiado a las chamas, profesores irresponsables, profesores que les vale mierda absolutamente todo, profesores groseros y profesores que no sabes cómo siguen vivos, porque si por ti fuera ya estarían paralíticos.

Puedes elegir ser de los alumnos que no se calan mierdas de nadie, y van a control de estudios y a dirección a pedir asesoría para levantarle expediente al profesor que de pana perdió tu examen y te inventó una nota y no te deja repetirlo. O resignarte y emplear tu tiempo en salir bien en las demás materias, y dar esa materia por perdida.

Más adelante te das cuenta de algo: ni siquiera las notas universitarias te van a ayudar en la vida real, y te terminas convirtiendo en esto:

 
Lazy college senior, o universitario vago.
Créeme, no es tan malo. Estresarse en exceso para poder graduarte a tiempo, tener un promedio perfecto y ver todas las materias electivas que puedas, no es la idea. La idea es aprender, y entender realmente todo lo que estás por ver, no importa el tiempo que te tome.
De hecho, yo prefiero raspar una materia y verla de nuevo para entenderla, a que me la pasen con 10 por lástima, y no haber aprendido casi nada.

Para conseguir trabajo, importa más la experiencia en el campo que hayas tenido, que tu propia nota. Les vale culo que seas Summa Cum Laude, si otro aspirante al puesto te lleva dos años de experiencia, lo van a agarrar a él.

Muchos se quejan de lo anterior: "¿Cómo es posible que yo, graduándome con honores sin tiempo para trabajar, tenga menos oportunidad de trabajar?" Simple, las empresas necesitan trabajadores que conozcan la práctica, no la teoría. Para ello están los libros, para revisarlos cuando son necesarios. ¿Para qué quieren a un físico si tienen a alguien que ha trabajado con mecánica y que tiene a la mano un libro para aclarar dudas?

Oí hace un tiempo una frase que decía "Si no lo has hecho nunca, lo harás en la universidad". Eso es una frase que se aplica a la gente influenciable.
Es bueno ser conocedor de muchas cosas. Pero por ejemplo, hacerse un tatuaje sólo por ver cómo es la experiencia, es un poco idiota.

Otros que se hacen túneles. ¿Qué van a hacer cuando pasen de moda, y busquen trabajo y no les acepten porque necesitan una presencia excelente? ¿Se los van a cortar y se lo van a pegar de nuevo? Eso quiero verlo. Muuuuchos prueban la droga porque creen que se verán cool, y terminan estancados en la carrera o la abandonan (conozco dos así :c)

En fin, en la universidad se aprende prácticamente todo lo que se refiere a la vida adulta: trabajo, soportar superiores, compañeros de trabajo, presiones, etcétera. Eso sí: hay que ser abierto a las cosas, sacrificar mucho tiempo y horas de diversión para tener el resultado final, el titulo y el primer trabajo con contrato.


Espero que, a quienes ya son universitarios, les haya hecho revivir momentos incómodos y graciosos de sus primeras experiencias en la universidad; y a quienes no han entrado, que preparen ese culo para lo que les viene. Nah, no es tan feo. #mentí

Me gusta esta modalidad de "Expectativas vs. Realidad", recuerda que si quieres ver un tema en específico puedes recomendármelo por el Grupo de facebook del Blog, o mi Twitter.

Hay muchas otras cosas que pude añadir en esta entrada pero si no, se iba a extender demasiado e iba a terminar siendo aburrido.

Pasen bien lo que queda de día y buenas noches a todos.

Publicar un comentario