15 de septiembre de 2012

"Antivalores" que les enseñaré a mis hijos.


Desde pequeña soy egoísta con mis pertenencias. Puedo dedicar tiempo a alguien, prestar mis cosar por un minuto... pero compartir comida o lápices me cuesta mucho si es una persona con la cual tengo poca confianza, independientemente del tiempo que conozca a esa persona.
Y eso según la sociedad es algo terrible que debería cambiar de mi persona.

En segundo grado (la verdad no recuerdo muy bien porqué... sé que fue un lío) la subdirectora llegó a mi salón, me cargó, y le rompí la nariz porque simplemente me molestó que hiciera eso. Si hubiera seguido las normas de la sociedad, hubiera dejado que hiciera lo que quisiera simplemente porque es una adulta.

Puede que esto sea lo más importante que les quiero enseñar.
No recuerdo ocasiones donde me haya dejado joder de verdad, me refiero, hacer algo que no quiero por alguien más incluso si ello significa sufrir humillación.

Mi papá me cuenta que cuando tenía dos años, me hacía los ruidos de los animales y me los aprendí. Cuando me preguntaba "¿Cómo hace el loro?" yo respondía "Rua, rua" y así con muchos otros animales. Pero cuando el show terminaba y si quería que volviera a repetir los mismos animales, ni le paraba bolas, algo así como 'No soy payaso de nadie: Versión infantil'.

De niños se nos educa que tenemos que hacerle caso a todos los adultos, que hay que compartir los juguetes, no pelear con los demás, hablar con un adulto si pasa algo malo y no comernos los mocos.

En el preescolar aprendí a odiar a
la gente de mi misma edad.
Así que, los antivalores fundamentales que les inculcaré a mis hijos serán:

-Ser egoístas.
-Ser ególatras.
-No creer en nadie #ploplo.
-No hacer caso a todos los mayores.
-Criterio propio, no buscar ser queridos por todos.

¿Por qué enseñarles a ser egoístas?

Todo es de ellos y nadie puede usar nada sin su permiso... No, claro que no, me refiero a que les enseñaré que sus pertenencias están a disposición de su voluntad, y que si no quiere prestar un carrito cuando tiene apenas cinco minutos jugando con el mismo, está bien. Y que si no se lo quiere prestar a otro niño con el que anteriormente ha peleado o simplemente no se caen bien, también está bien.

Egoísta, rata y maldito. Siempre
fue mi personaje favorito.
Además, si se le enseña a un niño que algo es suyo y de nadie más, aprenderá a cuidarlo. No cuidará algo usado por tres hermanos más, pensará ¿para qué cuidarlo, cuando los demás no lo harán, se dañará de todas maneras y nos comprarán otro después?

A mí me arrechaba en exceso en preescolar, cuando yo elegía una barbie, una niña quería la misma y nos poníamos a pelear. Coño yo la había agarrado primero, no me jodas. Entiendo los caprichos de los niños de "yo quiero lo que quiere él" porque son cosas inmamables de la edad. Las profesoras nos decían que debíamos compartir, entonces me regañaban a mí, tenía que darle la muñeca y la maldita carajita jugaba con ésta todo el recreo. No sé quién eres, antigua niña de preescolar, pero seguro hoy eres tremenda puta.

Lo siguiente: Ego, conocimiento de sus virtudes.

Hay gente que se escandaliza cuando un niño admite (o sabe) que es bueno para alguna actividad y lo dice. Se ve como signo de narcisismo, que el infante sepa que es mejor que otros niños en esa actividad.

¿Qué tiene de malo vale? A los 9 años dibujé a las Chicas Superpoderosas con la hija de un amigo de mi papá, ella tendría 6 o 7 años. Yo las dibujé mejor que ella, y le dije "si quieres te enseño a dibujar" o algo parecido, y ella se puso a llorar sólo porque su dibujo era más feo. Y los papás de la chama me miraron burda de feo, y me sentí mal.
Eso no debió haber pasado ¿me hicieron sentir mal porque hice algo mejor que otro niño? Seguro si hubiera sido al revés hubieran estado hinchados de orgullo... Y no sólo ellos, seguramente todos los padres del mundo tienen esa actitud hipócrita.

Incentivar a los niños a que sigan practicando las actividades que les gusta y en las que son buenos, y señalarles que son buenos en ello no le veo nada de malo. Prefiero que de adulto sea alguien medio echón, que un pendejo que dice "no soy tan bueno..." y tenga la capacidad de romper un récord.

Desobediencia hacia los desconocidos.

Si un niño no obedece a todos los adultos es considerado un malcriado, un grosero y tal... ¿Cómo creen que  los pedófilos actúan? Son muchos modus operandi, pero uno de ellos debe ser darle órdenes como un profesor o padre más, entonces los niños como están acostumbrados a obedecer a cualquier mayor porque los regañan cuando no es así, temen al regaño y ganan dos traumas en uno.

Niños con criterio propio son pocos. Y esos niños tienen padres más responsables que el resto. Enseñarle al niño que no todos los adultos son buenos, no todos son competentes, no todos tienen autoridad sobre ellos.
Me da arrechera esos niños que no dudan nunca, que hacen lo que los mayores les dicen sin cuestionar nada. Ellos deben saber que no todos los adultos lo saben todo, que algunos mienten y están allí para hacerles daño. Por supuesto no es culpa del niño pero ¡coño los padres les enseñan a ser crédulos!

Una vez, yendo de mi casa al colegio una tarde, un señor me dijo que me montara en su carro que él me llevaba. No tuve miedo, sólo pensé en el secuestro (tema del que sabía poquísimo) y le dije que no, que gracias, pero que iría sola. Si hubiera sido una persona que no duda de nadie, me hubiera montado en el carro y seguramente hoy odiaría aún más a la sociedad.

Decisiones y criterio propio. Conocimiento de que la popularidad no es sinónimo de felicidad.

Es muy triste ver a las personas que se acostumbran de muy jóvenes a seguir modas, intentar quedar bien con todo el mundo, desear ser populares y queridos por todos. Que hacen lo que los más populares, los famosos o lo que todo el mundo en general hace para quedar bien.

Tal vez pasados los 20 años a la mitad de las generaciones se les pasan esas pendejadas, pero hay otro grupo que siempre ha querido ser popular, ser amado, apreciado y recordado por todos sin importar qué tenga que hacer, y que esa frustración es tan grande que no llegan a actuar como ellos mismos nunca por estar ocupados imitando a Emma Watson.

En 7mo grado si no hubiera sido porque tuve una amiga que hizo de mal ejemplo de cómo podría llegar a ser si me sometía a la presión social de seguir modas y eso, me hubiera convertido en una persona cochinamente promedio y tal vez más puta, porque hay mucha más presión cuando tus compañeras de clase ya tienen tetas y tú solo tienes piernas bonitas como arma.
Las personas débiles se dejan llevar tanto por las exigencias de la sociedad en cuanto a belleza por ejemplo, que terminan odiándose a sí mismos al no cumplir esas exigencias.
La sociedad en general exige mucho a los adolescentes. Es fundamental aclararles desde más chamos que no hay que hacer cosas que uno no quiere sólo para agradarle a tu salón. Tu salón son un grupo de pendejos de los cuales seguramente te caen bien ocho personas, y con suerte una de ellas seguirá estando presente en tu vida adulta. ¿Vale la pena sentirse mal consigo mismo para conseguir sonrisas falsas de personas que no les importas, cuando en unos años no servirá de nada?

¿Vale la pena ser drogodependiente desde los 14 años para caer bien a dos pelabolas, para conseguir un novio?

Esas cosas ya las he discutido con anterioridad y no profundizaré más en el tema.

En serio me da mucha lástima los jóvenes que se desvían del camino de la productividad para internarse en un laberinto de presiones sociales, drogodependencia, sexo por estatus, pereza y metas mediocres, todo para intentar sentirse felices, a los 25 años sentirse patéticos y terminar siendo una carga para sus padres. (Verga, sonó burda de bonito).
Pero como dije hace bastante tiempo, la culpa no es tanto de los chamos, sino de los padres.

No está mal tomar y todas esas vainas si se hacen con responsabilidad y porque uno mismo quiere, no para ver si consigues tener más amigos de mentira.

Hasta otra ocasión. Usa condón. (? xD)
Publicar un comentario